• No Products in the Cart

ANSIEDAD, MY FRIEND.

Ansiedad, menuda palabra. Nunca creí que fuera algo que tenía que ver conmigo ni de lejos, menudo error.

El miedo a no ser suficiente es algo que me ha acompañado siempre, a no ser lo bastante lista, lo bastante guapa, lo bastante simpática. El miedo me ha limitado tanto a lo largo de estos años que he perdido la cuenta de las veces que he dejado que controlara mi vida, que me ha impedido decir algo que quería decir, hacer algo que me apetecía hacer. Ahora sé que eso que llamaba miedo, se llama ansiedad.

Aún tengo muy presente el primer curso de caligrafía que impartí. Fue a un grupo de 8 personas, reservé dos plazas para mis amigas porque no me veía capaz de hacerlo sola. Dos noches sin dormir, sudores fríos, un guión que repasé unas dos mil veces, me temblaban las manos….pero fue bien, fue muy bien. Me sentí muy orgullosa de mí misma, de haber sido capaz de superar algo que me parecía imposible. Aquel día cambió mi vida.

Esta foto no es del primero, pero sí de uno de los primeros.

Sí, ya sé que esta frase se usa un poco a la ligera algunas veces, pero para alguien que, hace unos años, no era capaz de articular una palabra en un grupo de más de tres personas, haber impartido más de 50 talleres presenciales y haber grabado un curso online, es un cambio bastante importante.

El proceso ha sido largo, ha habido momentos mejores, en los que sentía que podía con todo, y otros no tan buenos, en los que no le encontraba sentido a nada de lo que estaba haciendo. 

“Hay tanta gente que pinta mejor que yo”, pensaba. “Yo no soy una artista”. y tenía toda la razón, aunque no era algo tan importante. Internet nos da acceso a conocer a gente que hace unas cosas tan increíbles que es muy fácil sentirse abrumado. ¿A quién le puede interesar lo que yo hago cuando hay tanta gente que lo hace mejor que yo? 

Desprenderse de este sentimiento ha sido muy difícil para mí, aún lo es, pero haber aprendido a disfrutar de lo que hago sin pensar demasiado en lo que hacen los demás es lo que me ha permitido sentirme más libre para desarrollar mi parte creativa.

Quizás si hubiera sido más abierta con todo lo que me estaba pasando, si hubiera buscado la ayuda de alguien que estuviera pasando por algo parecido, el proceso habría sido más sencillo. Por eso me ha encantado descubrir un proyecto como Make Brunch not War, un blog en el que desde su experiencia, Lucía busca dar visibilidad a temas relacionados con la salud mental y con el desarrollo personal.

Cuéntanos un poco sobre tu proyecto MakeBrunchNotWar, ¿cómo surgió la idea?

Creo que no siempre utilizamos las redes sociales de una forma amable y positiva, pues aprendimos a escudarnos tras la pantalla, a comentar sin filtro, sin empatía y a veces incluso sin ética y la mayoría de las veces sin que tenga consecuencias. Hace ya más de cinco años que cerré  mi perfil de Facebook porque sólo veía discusiones, más violentas de lo que serían en persona, de amigas y amigos por cualquier tema. Creo que si esas mismas conversaciones las tuviéramos cara a cara y sentados a la mesa compartiendo algo rico, lograríamos ser más amables. El ambiente también ayuda y, aunque son conocidas las comidas familiares por soler terminar en disputa, creo que si alguien te invita a su casa y se molesta en prepararte una merienda, esto acompaña al relax y a hablar desde una posición más cálida. De ahí que se llame “haz el brunch y no la guerra”.

Así que en MBNW quise compartir recetas y temas de conversación, algunos de ellos directamente en Instagram y otros a través de la “niusléter” bajo suscripción. Es una forma de compartir lo que pienso, recibir una respuesta para aprender de las demás personas y una manera de desarrollar mi creatividad al elaborar todo el contenido.

Que aprendamos a cuidar nuestra salud mental y a identificar cuáles de nuestros hábitos van en su contra son algunos de los objetivos que buscas con el contenido que publicas tanto en redes sociales como en tu blog. Todos tenemos una cierta idea de qué es la ansiedad, de qué es “esa cosa” que a veces nos paraliza pero, ¿cómo podemos indentificar en nosotros mismos un proceso de ansiedad? 

Si hay algún/a psicólogo que por favor me corrija pero la ansiedad puede manifestarse de muy distintas maneras según cada persona, aunque haya puntos comunes. Yo puedo hablar de lo que sé: la que yo padezco. En mi caso me pongo muy nerviosa, tanto que el corazón parece que se me vaya a salir del pecho o vaya a explotar. Yo sé que no voy a morirme por ello pero sí deseo con todas mis fuerzas que pare porque lo único que puedo sentir es desasosiego y ninguna otra emoción, lo cual es muy angustioso. Sé que es difícil pero la forma de que pare es permitiéndote sentirlo (si no opones resistencia no lo retienes y lo dejas ir) y la forma de prevenirlo… para mí es poner límites y expresar mi deseo. Suena fácil, ¿no? jajajajja.

¿Crees que la ansiedad es enemiga de la  creatividad?¿mantener activa nuestra parte creativa nos ayuda a lidiar con la ansiedad?

No, no creo que la ansiedad sea enemiga de la creatividad, más bien la ansiedad es la señal que te avisa de que tienes que poner en funcionamiento tu creatividad para cambiar algún aspecto de tu vida que no está funcionando como necesitas. 

Por supuesto, mantener activa nuestra parte creativa nos ayuda a lidiar con la ansiedad, no sólo porque cuanto más la entrenemos, mejor podremos recurrir a ella cuando, en un proceso de ansiedad, la necesitemos para ayudarnos a salir de esa situación que no está bien de nuestras vidas sino porque el proceso creativo en sí ayuda a la relajación y la concentración, nos va a permitir evadirnos de otros pensamientos que no nos están beneficiando y ayudará a parar la mente automática que no deja de dar vueltas. La creatividad es biodramina natural y maravillosa: tómatela. Es un ejercicio de meditación y mindfulness que apenas nos cuesta esfuerzo y como todo, cuanto más lo practiquemos, mejor saldrá.

En mi caso, la ansiedad, el miedo a no ser suficiente, el pensar demasiado en la opinión de los demás, han limitado mi creatividad durante muchos años. Tú sueles hablar en primera persona de cómo te ha afectado a ti a lo largo de tu vida. Nadie tiene una varita mágica que haga que todo esto desaparezca pero ¿tienes algún consejo?

Una de las recetas de MBNW

Siempre decía mi abuela Lucha aquello de “consejos vendo que para mí no tengo” y en este papel me dejas, Aida. Soy la primera que aún mantiene medio secreto y anónimo el proyecto de Make Brunch Not War por miedo a la opinión de los demás, a su juicio, a que quizá si a todo lo que hago le pongo todo lo que soy, termino convirtiéndome en ese producto y entonces ponerme en juego toda yo, es un proceso que aterra. Creo que la solución pasa por no hacer eso, por trabajar en aprender a diferenciar lo que soy de lo que creo. Siempre habrá una parte de nosotras en aquello que hagamos pero si no nos identificamos con ello, seremos capaces de ver trabajos anteriores y no avergonzarnos sino simplemente pensar “esto es así porque en aquél momento es lo que pude hacer, es lo que era, ese era el momento en el que me encontraba”. Creo que esa es la clave para entender que el saber absoluto no existe y nunca se alcanza, no necesitamos tener X conocimientos para poder tener la seguridad de que nuestro trabajo es bueno y podemos enseñarlo. El saber es el propio proceso de hacer, de mostrar lo que hacemos, no es un proceso previo sino posterior y constante.

Y para todos los que sufrimos el “síndrome del impostor”…dime que para esto sí que hay un remedio milagroso.

Aquí me gustaría hacer un llamamimento a todas las personas que estén leyéndonos y tengan la respuesta a esta pregunta porque yo no la tengo. Lo que sí tengo es una amiga, muy sabia y valiente, que un día me dijo: “El mundo está lleno de personas como tú, que creéis que no sabéis y pasáis el tiempo inscribiéndoos en más cursos, más charlas, más talleres… Y que no sabéis que podéis desempeñar ese trabajo perfectamente, no necesitáis más conocimientos pero no lo sabéis porque no lo hacéis.” Con sus palabras resonando en mi conciencia y ahora también en la vuestra os dejo… Espero que sirva para que, día a día, vayamos atreviéndonos. 

Os animo a que os suscribáis a la «niusleter» de Make Brunch not War, vuestro apoyo a proyectos como el suyo puede ser un gran cambio.

septiembre 30, 2020
octubre 11, 2020

RELATED POSTS

4 Comments

  1. Responder

    Marga

    octubre 6, 2020

    Hola.

    Me ha encantado la publicación. Aida, Lucía, os llamo por vuestro nombre porque detrás de Naranjas Chinas y de Make Brunch not War hay dos mujeres muy valientes que hablan públicamente de algo que asusta mucho.

    Me siento totalmente identificada con «…y pasáis el tiempo inscribiéndoos en más cursos, más charlas, más talleres…@ Creo que lo mío es «infoxicación». Intento recabar toda la información que puedo sobre los temas que me interesan aunque no me daría la vida para leerla. Me apunto a cursos que no llego a completar.

    Desde que era muy pequeña me han dicho que escribo bien y que debería intentarlo. Incluso, hace unos veinte años, alguien que no me conocía de nada, a quien había visto en ese momento por primera vez, y que decía que leía la mano, cuando la miró, me dijo: ¿Escribes? Si no lo haces, deberías hacerlo. El caso es que me gusta pero lo primero que pienso es que a nadie le interesa lo que yo pueda escribir, y por supuesto, que no lo haría tan bien como para enseñarlo. Y no escribo nada, o como mucho, algo de vez en cuando en una hoja suelta que luego no sé ni donde va a parar.

    Aida, por eso te decía el otro día que para mí era muy importante terminar este reto. Porque es la primera vez en mucho tiempo que me he comprometido con algo y creo que lo voy a conseguir y con ello, también te lo dije, me has ayudado mucho sin saberlo.

    Enhorabuena a las dos por un publicación tan bonita y tan llena de verdad y valentía.

    Claro está que ya sigo en instagram a Make Brunch not War

    Un abrazo, Marga

    • Responder

      aida

      octubre 6, 2020

      Hola Marga! Me alegra mucho que te haya gustado y te agradezco mucho que lo hayas leído. hablar de estos temas es cierto que no es fácil, pero hacer el esfuerzo de enfrentarse a ciertas cosas compensa. Te quitas un peso de encima, te haces un poco más dueña de lo que estás sintiendo.
      Espero leer muy pronto todas esas cosas que vas a escribir porque estoy segura de que lo harás más pronto que tarde. Cuando das el primer paso los demás son mucho más sencillos así que mucho ánimo Marga.
      Un abrazo enorme, Aida

  2. Responder

    Cristina

    octubre 8, 2020

    Muchas Gracias chicas!! 🙏 No dejéis de compartir los conocimientos que tenéis… quienes no tenemos esa habilidad de escribir bien, os agradecemos vuestros post. Ánimo y a seguir, sois geniales 🤗

    • Responder

      aida

      octubre 11, 2020

      Muchas gracias! Hablar de estas cosas creo que es importante, ayuda a no sentir que somos los únicos que nos enfrentamos a todos estos miedos.

LEAVE A COMMENT