• No Products in the Cart

¿Cómo lo llevas?

Mientras escribo este post veo el confinamiento cada vez más cerca. Es posible que cuando lo leas ya nos haya tocado quedarnos en casa sin saber muy bien hasta cuando.

No te voy a engañar, lo llevo más bien regular, y lo de llevarlo regular lo llevo aún peor.

Me gusta ver siempre el lado positivo de las cosas y, hasta ahora, también he conseguido verlo de toda esta locura en la que estamos envueltos. Aunque estos últimos días no han sido los mejores para mí, sé que se me pasará rápido, en cuanto llene mi agenda de miles de cosas que hacer.

foto: Kar Von Di

Cada uno vive la incertidumbre como puede, como le sale. Yo he descubierto que, a alguien tan desordenado y caótico como yo, lo que le ayuda es la planificación.  Y es que nunca había hecho tantas cosas como he hecho desde Marzo, nunca los días han durado tanto, nunca había cocinado cosas tan ricas, nunca había pintado tanto. Y lo mejor, es que me he dado cuenta que donde creía que había caos, no lo había, donde creía que había desorden, había alguien metódico que aún no me había molestado en conocer.

Los pasados meses he vivido un proceso de reconciliación conmigo misma, de aceptarme y de quererme un poco más, de mostrarme tal y como soy, y de dejar que los demás también me quieran. Así que al final este año también ha tenido su lado bueno.

No os imagináis cuánto tiempo llevaba queriendo escribir un blog y siempre me encontraba con la misma dificultad, “No tengo nada que decir”. Y la verdad, es que tenía muchas cosas que decir, pero no me atrevía a hacerlo.

Por fin he dejado (un poco) de lado el miedo y que estés leyendo esto ahora mismo me parece, por un lado increíble y, por otro, de lo más aterrador.

Así que siguiendo con el blog y dejando de lado la #vainillaradiactiva y otras cuantas cosas que están por venir en las próximas semanas (qué ganas de contaros todo), lo que me tiene ocupada estos días es planificar pequeñas reformas que quiero hacer en casa durante los próximos meses, en los que me parece que no voy a salir demasiado. Mover muebles, pintar paredes, plantas, cuadros,… seguro que no soy la única que, desde Marzo, le ha dado la vuelta entera a la mitad de las habitaciones. 

Y, como me he venido arriba en esto de compartir lo que se me pasa por la cabeza, os voy a contar, de aquí en adelante, alguna de las pequeñas mejoras que voy a hacer en mi casa, con tutorial incluido, por si alguien más se anima.

Estas fotos no son de mi casa, pero todas tienen algo que me encanta.

@__duundich__ @restyleart @terraandtint @malydomeknawsi

Y tú, ¿cómo lo llevas? ¿qué haces para llevar mejor el no saber qué va a pasar?

noviembre 2, 2020

RELATED POSTS

2 Comments

  1. Responder

    Marga

    octubre 30, 2020

    Hola Aida.
    Durante todo este tiempo, desde que empezó la pandemia y desde el primer confinamiento, he pasado por todos los estados posibles. Y no me refiero a uno detrás de otro en el tiempo. En el mismo día, en incluso en el mismo momento he pasado por varios.
    Digamos que la incertidumbre, desconcierto son las que más pesan y no pasan. Sensación de vértigo de no saber cuándo va a pasar todo esto. La impresión de estar viviendo dentro de una película de ciencia ficción que jamás pensé tendría que ser parte de mi realidad.
    Y a estos estados de ánimo, se van sumando otros sin poder explicar bien, de qué depende. Llegan ¿por? a saber.
    Miedo a enfermar, a que enferme mi padre que es mayor y de riesgo, o mi hijo, que creo que está muy sano, pero quién sabe. Miedo a que enferme y me falte gente a la que quiero en mi vida y creo que necesito.
    Rabia por ver a tantas personas irresponsables que mantienen teorías absurdas faltando el respeto a todas las personas que han fallecido y a quienes les lloran.
    Angustia porque en algunos momentos tengo la sensación de que estoy dejando de hacer muchas cosas que seguramente tampoco hubiera hecho si no estuviéramos en esta situación.
    Estoy triste, a veces lloro, otras tengo mucha ansiedad.
    Pero creo, que de todo esto voy a aprender algo. Y no lo digo de esa forma genérica en la que hablábamos en el primer encierro y que se ha demostrado que no valió para nada. Hablo en general y que se salve el que pueda. No somos más solidarios, ni más pacientes, ni más respetuosos con los animales, el medio ambiente, la naturaleza, el planeta en general. Creo, que como especie humana así a lo grande, no hemos aprendido nada de nada. Y además afirmo que quien era gilip…, o mala gente antes de la pandemia, lo sigue siendo ahora. Ojalá se den cuenta de que aún tienen tiempo para cambiar.
    Yo, Marga, de forma individual, he aprendido cosas nuevas. Sé que no he aprovechado todo el tiempo que he tenido y tengo, pero… ¿y qué? quizá tiene que se así, y no hacer nada también sea una forma de aprender.
    No sé muy bien de qué depende, pero este nuevo «confinamiento» no me está sentando tan mal. Estoy mucho más tranquila. Es cierto que hablo desde una posición cómoda y no entraré en detalles.
    Desde que mi madre enfermó no celebramos la nochebuena pero es verdad que me pesa como una losa que seguramente éste será el primer año en los 54 que tengo que no me tomaré las uvas con mi padre y mis hermanos, que no dejaremos el viejo año juntos y recibiremos el nuevo dándonos besos y abrazos. Sí, ya sé, está zoom, skype pero ¿y el calorcito de unos brazos que te juntan los trozos rotos?
    Intentaré llevarlo lo mejor que pueda. Agradeceré que de momento todos estamos sanos y que tengo a mi hijo y mis cuatro gatos al lado. Que tengo una casa, comida, calor. Que puedo aprender cosas, que me puedo dedicar tiempo y dedicar tiempo a hacer cosas que me gustan, a aprender nuevas cosas.
    También agradeceré que la vida me vaya poniendo en el camino gente bonita como tú.
    Un abrazo, Marga

    • Responder

      aida

      noviembre 4, 2020

      Ay Marga, pero cómo se me ha escapado este comentario… millones de gracias por compartir tanto. Siento cada una de tus palabras. Habrá días complicados, otros que no lo sean tanto, pero es cierto que hay que valorar lo que tenemos y aprender a ser felices con lo que nos ha tocado vivir en estos momentos. Un abrazo enorme

LEAVE A COMMENT